BLOG

Un año más el sector español pisa fuerte en Fruit Logistica

Las empresas dedicadas a la obtención de variedades vegetales han sacado pecho durante la reciente Feria Fruit Logistica celebrada en Berlín. En la que es la mayor del mundo en su género, con más de 3.000 expositores y 76.000 visitantes de 84 países, ha quedado patente que el potencial investigador de las empresas obtentoras es uno de los factores decisivos que explican el dinamismo exportador del sector hortofrutícola español.

España es el mayor exportador mundial de exportación de frutas y hortalizas y el octavo país del mundo en cuanto a volumen de producción. De los 27,8 millones de toneladas producidas, el 60% de la producción hortofrutícola se dedica a la exportación, lo que supuso en 2017 una cifra de negocio de más de 13.000 millones de euros. El 59% de la producción vegetal agraria española es hortofrutícola y en este ámbito se concentra el 40% del empleo agrario, unos 400.000 puestos de trabajo directos.

Y es que el mercado demanda cada vez más alimentos frescos de absoluta calidad, con nuevas presentaciones, diferentes tamaños y texturas, nutritivos y con más sabor; los quiere en cualquier época del año, cerca de casa, a precios asequibles, más duraderos y con plena seguridad alimentaria. Si todo ello es posible es gracias a la investigación genética que llevan a cabo los obtentores vegetales que, en la Unión Europea, tiene un volumen de negocio de 6.800 millones de euros y da empleo a 50.000 personas, una cuarta parte de ellas dedicada expresamente a la investigación.

 

La obtención vegetal ha demostrado ser uno de los medios más eficientes para incrementar la productividad, mejorar la calidad y los valores nutricionales, así como para resolver problemas como enfermedades, plagas, escasez de agua u otras limitaciones del entorno a las que nos estamos enfrentando en los últimos años debido al cambio climático. Entre la década de los sesenta y el año 2000, los incrementos de productividad han sido espectaculares en todos los cultivos, creciendo entre el 1% y el 3% anual. Esto ha supuesto, por ejemplo, que en el caso de los cereales, el aumento de la productividad haya aumentado en este periodo entre el 100% y el 200%, dependiendo de los cultivos. Otros cultivos esenciales como la patata, han alcanzado un incremento de casi el 80% y en cultivos como el tomate, se ha aumentado hasta un 1.000%. A la innovación que promueven las empresas obtentoras se le atribuye la mayor parte de este aumento productivo.

 

Estas empresas desempeñan un papel fundamental en el sector agrario, como investigadores y proveedores de una innovación que, a través de la mejora y creación nuevas variedades, resulta esencial para el desarrollo agrícola. Facturan más de 1.000 millones de euros al año y emplean a 2.500 personas. Su naturaleza es muy heterogénea: multinacionales, empresas familiares, cooperativas y centros públicos; a pesar de su heterogeneidad, su interés es promover una agricultura innovadora, competitiva y sostenible, creando valor a la cadena alimentaria y aumentando al mismo tiempo la oferta y la calidad de los productos.

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.