CEREALES Y PROTEAGINOSAS

CEREALES Y LEGUMINOSAS EN DATOS

El área dedicada al cultivo de cereales en la Unión Europea asciende a más de 57 millones de hectáreas, las cuales producen más de 320 millones de toneladas de grano. De todos los cereales cultivados en la UE, el trigo es con diferencia el más sembrado con aproximadamente 24 millones de hectáreas, siendo además el tercero en importancia a nivel global por detrás del cultivo de maíz y de arroz. Sin embargo, en la UE el arroz se encuentra en el séptimo puesto, cultivándose cerca de 400 mil hectáreas. En España en 2015, se cultivaron 6,4 millones de hectáreas de cereales de grano, de las cuales 2,3 millones de hectáreas correspondían al trigo y 112 mil al arroz. El trigo también sigue a la cabeza del ranking en hectáreas cultivadas para la producción de semilla certificada en la UE, alcanzando un total de 590.000 hectáreas, seguido muy de cerca por la cebada con 320.000 hectáreas.

Las medidas de reverdecimiento acordadas en la nueva Política Agraria Común (PAC) hacen prever un aumento de la superficie de cultivos de leguminosas. En la actualidad, el área de producción de guisantes es de 650.000 hectáreas y de las alubias de 350.000 hectáreas. En España, los guisantes alcanzan una producción de 139.000 hectáreas y de judías 5.000 hectáreas. Alrededor del 50% del área de producción de leguminosas en la UE se produce a partir de acondicionamiento de grano para la siembra. Sin embargo, el uso de grano acondicionado difiere significativamente dependiendo del cultivo y del país. Las semillas certificadas para la siembra de cereales y legumbres en la EU28 tienen un valor estimado de 2.5000 millones de euros y un valor mercantil de aproximadamente 40.000 millones de euros, correspondiendo sólo al trigo 24.000 millones de euros.

Desde el inicio del s. XX los obtentores vegetales han trabajado constantemente para conseguir variedades que proporcionen un mayor rendimiento a los agricultores. En los 70, la mejora vegetal se centró también en las necesidades de la industria transformadora, mejorando características como el contenido de proteínas y las cualidades específicas para el horneado.

En España, la certificación de cereales está regulada por el Reglamento Técnico de Control y Certificación de Semillas de Cereales que afecta a determinadas semillas de cereales, tanto a las destinadas a forraje como a la producción de grano. La mejora de variedades vegetales de cereales de invierno llega a representar para la economía nacional un incremento de ingresos anuales de 275 millones de euros. Con el uso de semillas certificadas podemos acreditar la trazabilidad y la calidad genética de nuestras cosechas.

En las últimas décadas, la obtención vegetal se ha traducido en un aumento del rendimiento con un promedio del 1% por año, que se ha visto ralentizado a un 0,5% aproximadamente en los últimos años. Las inversiones financieras y de tiempo están creciendo para crear variedades más sofisticadas por lo que el retorno de la inversión para los obtentores de semillas es fundamental y debe asegurarse para conseguir una mayor innovación en cereales y leguminosas.

Puede consultar el Factsheet de la ESA sobre cereales y legumbres con toda la información en el siguiente enlace:

http://web.anove.es/media/Factsheet-Cereales.pdf

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.