MAÍZ, GIRASOL Y CULTIVOS INDUSTRIALES

Si siembras maíz Bt en segunda cosecha…. ¡No olvides sembrar refugio!

El cumplimiento con las buenas prácticas agrícolas en el maíz modificado genéticamente frente a taladros ha llevado a los agricultores españoles a liderar la innovación en este cultivo.

En España, la superficie cultivada con variedades transgénicas, sigue siendo la mayor de la UE. En 2015 el 28% del cultivo de maíz grano en nuestro país estaba protegido genéticamente frente a las plagas de taladro (Ostrinia nubilalis y Sesamia spp).

Los agricultores españoles demuestran cada año su formación en las prácticas de manejo que aseguran un correcto uso de esta tecnología, como la siembra de refugios de maíz convencional.

Científicos españoles del CSIC han validado recientemente la siembra de refugios de maíz convencional para evitar la resistencia de los taladros (http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371%2Fjournal.pone.0154200).

Esta práctica ha sido clave para lograr el éxito de este cultivo que se siembra desde 1998 en nuestro país. Las variedades modificadas genéticamente aportan beneficios económicos, medioambientales y sociales para la puesta en práctica de una agricultura más sostenible, permitiendo incrementar la producción del cultivo reduciendo el consumo de recursos por unidad de producción (menos suelo, menos agua, y menos energía).

También en las siembras tardías y cuando se siembra maíz en segunda cosecha, es necesario asegurar el correcto uso de la tecnología.

Para ayudar a los agricultores en la protección de sus cosechas de maíz de las plagas de taladros, Anove continúa informando y formándoles a través de la Guía de Buenas Prácticas para el cultivo de Maíz Bt (http://web.anove.es/media/Guia-maiz-Bt-2016.pdf)

Esta guía presenta las distintas opciones para sembrar refugios, las obligaciones relativas a trazabilidad y etiquetado del grano MG y aquellas prácticas dirigidas a garantizar la coexistencia con otros cultivos.

¿Cómo prevenir la resistencia en los taladros?

Los taladros que sobrevivan si se repite el cultivo de maíz Bt, transmitirán la resistencia a las futuras generaciones. Para evitar este problema, si se siembran más de 5 ha de maíz Bt,  hay que sembrar zonas refugio de maíz convencional, con tamaño de un 20% del total del maíz sembrado en la finca. El refugio debe sembrarse junto al maíz Bt, con una variedad convencional de ciclo y fecha de siembra similar. Si esto no fuera posible debería establecerse en una parcela que se encuentre a menos de 750 m del maíz Bt.

¿Qué hacer para que coexisten cultivos convencionales, ecológicos y modificados genéticamente?

Proponemos una serie de recomendaciones:

  • Emplear siempre semilla certificada y guardar la etiqueta.
  • Hablar con los responsables de las parcelas colindantes de maíz para conocer el destino de su producción y fecha de siembra.
  • Después de sembrar maíz Bt, limpiar cuidadosamente la sembradora si va a ser usada para cultivos convencionales o ecológicos.
  • Al final de la recolección de variedades Bt, cosechar 2.000 m2 de maíz convencional, etiquetándolo como MG.
  • Respetar la separación de partidas con granos Bt de las convencionales o ecológicas durante los procesos de transporte, secado, almacenamiento o procesado.

Además, una nota sobre trazabilidad y etiquetado

Según el Reglamento (EC) 1830/2003 sobre trazabilidad y etiquetado de los Organismos Modificados Genéticamente (OMG) se debe facilitar documentación por escrito al siguiente operador de la cadena (a quien se le haga entrega del grano de la cosecha) notificándole que el grano suministrado consiste en un OMG (si procede de un campo sembrado con maíz transgénico) o contiene OMG (si el grano es el resultado de una mezcla entre OMG y convencional) precisando el código de identificador único del OMG que viene en el saco. Por último, es obligatorio conservar documentación de las transacciones que haga con OMG (compra de semilla, entrega de grano) durante cinco años.

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.