BLOGHÓRTICOLAS

PRODUCIR ESPINACAS EN ESPAÑA ES MÁS DIFICIL QUE EN OTROS PAÍSES DE LA UE

Productores de espinaca de toda España, obtentores de variedades, fabricantes de fitosanitarios, procesadores de IV gama tanto nacionales como internacionales, representantes de la administración regional, AEPLA y PROEXPORT se reunieron el pasado mes de junio en la Jornada sobre patología en espinaca organizada por Rijk Zwaan con la colaboración de Natures Way Foods (procesador británico de ensaladas de IV gama).

El objetivo de la Jornada sobre patología en espinaca era analizar las diferencias en el cultivo nacional con respecto al resto de la UE. Los asistentes también tuvieron la oportunidad de ofrecer su visión sobre el futuro de este cultivo en el sureste español y analizar los principales problemas con los que se enfrentan. La conclusión a la cual llegaron es que producir espinacas en España es más difícil que hacerlo en otros países de la Unión Europea.

Esta situación nos está impidiendo acceder a un mercado que traería grandes beneficios al sector, haciendo que los procesadores de espinaca para IV gama se planteen en un futuro desviar parte de las compras que actualmente hacen en España. En otros países de la Unión Europea no sufren los problemas de control de enfermedades que origina la falta de fitosanitarios autorizados para el cultivo en el territorio nacional.

El mildiu (Peronospora farinosa) en España origina pérdidas crónicas de cultivos superiores al 20%. El mildiu es una enfermedad provocada por algunos hongos pertenecientes al grupo de los oomicetos cuyos síntomas son diversos aunque los más comunes son la aparición de manchas en las hojas. Para su control, además de los fitosanitarios, cuyas restricciones dificultan su uso, existe la posibilidad de utilizar variedades resistentes, aunque pueden aparecer patógenos resistentes a estas.

Las empresas obtentoras de variedades comentaron que la falta de control de esta enfermedad, pone en riesgo la disponibilidad de semillas para futuras campañas, ya que no son capaces de seleccionar variedades resistentes con la misma velocidad con que el mildiu supera las resistencias de las plantas. Por ello, la lucha contra esta enfermedad debe abarcarse desde distintos frentes para no perder la competitividad productora del territorio español.

Por ello, los productores de espinaca reclamaron de forma unánime al Ministerio de Agricultura la necesidad de activar, de una vez, el Procedimiento de Ampliación de Uso de Fitosanitarios a los Cultivos Menores, ya que este sistema, que funciona desde hace años en otros países de nuestro entorno, permite disponer de suficientes herramientas para luchar contra las enfermedades del cultivo y obtener producciones con la calidad que demanda el mercado.

Todos los asistentes de la jornada se comprometieron a intentar explicar a los responsables del registro de fitosanitarios, de las cadenas de distribución europeas y a la sociedad en general, la profesionalidad y tecnificación alcanzada en la producción de este cultivo, y de la necesidad de disponer de suficientes herramientas de lucha contra las enfermedades que le afectan y poder hacer un correcto uso de ellas, cumpliendo estrictamente la normativa y bajo criterios técnicos de eficacia y sostenibilidad.

Rijk Zwaan

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.