FRUTALES

Obligación de la identificación varietal: de la planta al fruto…

El Certificado de obtención vegetal permite proteger el fruto del trabajo del obtentor al otorgarle una protección tanto sobre el material vegetal como sobre el material cosechado de dicha variedad. Pero ¿cómo implementar este derecho para los melocotones y nectarinas cuando no existe en la normativa europea cualquier obligación de identificar la denominación a la hora de comercializar la fruta, teniendo en cuenta que esta obligación sí existía en el pasado y que sigue existiendo para otras categorías de fruta? Los obtentores toman todas las garantías necesarias para proteger su “know how” cuando comercializan sus variedades, al organizar una distribución mediante una red de viveros autorizados, quienes distribuyen las variedades a productores también licenciados para poder gozar del derecho de plantar y producir la fruta de aquellas variedades. Pero todo este sistema de trazabilidad se para en cuanto se produzca y se venda la fruta. Sin denominación, es casi imposible identificar una variedad ya que hay una gran cantidad de variedades disponibles en el mercado y que son de presentación muy similar entre ellas. Entonces ¿cómo saber si la fruta comercializada procede de una producción autorizada o no cuando no existe una obligación de identificar el nombre de la variedad? El hecho de no tener que identificar la denominación de la variedad a la hora de vender la fruta es un verdadero problema para los derechos de los obtentores, ya que no disponen de los medios y recursos para poder luchar con eficiencia en contra de la producción ilegal de sus variedades.

 

foto-interior-post-asf

Más allá del real obstáculo a la protección de los derechos de propiedad intelectual, es también un problema para el consumidor que no tiene posibilidad de identificar la variedad que está consumiendo. Esta falta de identificación es también responsable, en parte, del descenso del consumo de fruta dulce: al no disponer de la información sobre la variedad comprada, el consumidor desilusionado no quiere repetir esta mala experiencia al no poder saber si los melocotones y nectarinas que podría comprar la semana siguiente serán de la misma variedad o no. Esta situación explica el desarrollo de las estrategias de marcas en melocotones y nectarinas, que tienen, así como objetivo dar una referencia de compra a los consumidores ya que no se impone por normativas.

 

Aurélie NUNEZ

AGRO SELECTIONS FRUITS SAS

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.