GENERAL

No hay alimentación sin agricultura

El pasado viernes 14 de octubre, a la vez que se reconocía el trabajo realizado en Valencia nombrándola Capital Mundial de la Alimentación 2017, en el Mercado Central de la ciudad se realizaba un acto enfocado en ensalzar el papel del agricultor y la agricultura ante el reto de alimentar a una población creciente. La jornada, organizada por la Plataforma Tecnológica de Agricultura Sostenible, a la cual pertenece ANOVE, atrajo la atención de visitantes y vecinos que realizaban sus compras habituales en el Mercado Central.

Al principio de la jornada se realizó una rueda de prensa en la cual intervinieron: Carlos Palomar, Presidente de la Plataforma Tecnológica de Agricultura Sostenible; Cristóbal Aguado, Presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores; y Jesús López Colmenarejo, Director de Editorial Agrícola. En ella se destacó que la profesión agrícola sigue sin estar adecuadamente reconocida en la sociedad valenciana, pese a que son los agricultores los que alimentan a la sociedad. El consumidor, que cada vez se encuentra más desapegado del campo, debe ser consciente de todo lo que hay detrás de los alimentos que consume, de todo el trabajo que realiza el agricultor y los sectores que le dan apoyo: fertilizantes, obtentores, maquinaria, fitosanitarios…

Si se cumplen las estimaciones de la FAO, en el año 2050 la población mundial alcanzará los 9.000 millones. Para poder alimentarla, la agricultura tendrá que aplicar todos los conocimientos científicos y tecnológicos presentes y seguir apostando por la I+D+i. Una agricultura tecnológica es clave para alimentar a una población creciente cuando se cuenta con unos recursos naturales limitados. Carlos Palomar recordó durante la mesa redonda que “no hay alimentación sin agricultura” por lo que hay que valorar el papel del agricultor y de todo el sector agroalimentario, huyendo de fobias y falsas creencias que perjudican al agricultor, como que la aplicación de determinadas tecnologías necesarias para asegurar la producción son perjudiciales para el consumidor.

Para aprender a desvincularse de estos falsos mitos y valorar el papel del agricultor y de la agricultura, se está trabajando con colegios mediante el proyecto Conocer, que también se presentó en los actos realizados por el Día Mundial de la Alimentación. Mediante diversas dinámicas, entre ellas el “Juego de la Oca agrícola”, que se pudo ver en el Mercado Central, los niños aprenden todo lo que hay detrás de los alimentos. Desde la semilla al fruto que llega a la mesa hay mucho trabajo y la mejora vegetal es pieza clave en la cadena agroalimentaria pues son las semillas el comienzo de todo.

dav
dav

La industria obtentora participó activamente en todos los actos programados para ese día, mostrando que es una industria que siembra el futuro de la agricultura al dotar al agricultor de nuevas variedades que solucionan viejos problemas.

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.