MAÍZ, GIRASOL Y CULTIVOS INDUSTRIALES

LA SIEMBRA DE REFUGIO, CLAVE PARA LA PRODUCCIÓN SOSTENIBLE DE MAIZ BT

 

El taladro es una de las plagas con mayor incidencia económica y sanitaria sobre el cultivo de maíz en el área mediterránea. El daño producido por el taladro está relacionado con el comportamiento de sus larvas, que penetran en las plantas excavando galerías que reducen el vigor de las mismas y favorecen su rotura. Además, pueden pasar a la mazorca dañándola y favoreciendo el crecimiento de hongos productores de micotoxinas.

Por ello, desde que en 1998 se aprobara el cultivo de maíz modificado genéticamente en Europa, la superficie cultivada con maíz Bt no ha parado de crecer. En 2016, en España se cultivó un total de 129.081,12 hectáreas de maíz Bt, un maíz que ha sido modificado genéticamente para protegerlo contra la plaga de taladro en toda la planta y durante todo el ciclo del maíz. Gracias a ello, se consigue un control muy eficaz de las orugas de esta plaga sin poner en peligro la supervivencia de otros insectos beneficiosos y del resto de la fauna.

Ante el inicio de una nueva campaña de siembra en el territorio nacional, ANOVE y las empresas comercializadoras de maíz Bt con la protección genética Mon810 inician su campaña anual de información a agricultores productores de maíz que obtén por estas variedades mejoradas, con el fin de que utilicen correctamente la tecnología y no se ponga en peligro la eficiencia de estas variedades frente a la plaga de taladro.

Como ocurre con cualquier sistema de lucha contra plagas, el cultivo extensivo y exclusivo de maíz Bt genera en las poblaciones de taladro la selección de individuos resistentes. Si estas poblaciones de taladros resistentes no cuentan con otras próximas sensibles para mezclarse, la eficacia del maíz Bt en las siguientes siembras puede verse comprometida. De este modo, para poder mantener la eficacia del maíz Bt a largo plazo, es necesario plantar zonas de maíz convencional que se denominan “refugio”. El maíz convencional en zonas de refugio debe ocupar un porcentaje equivalente al 20% del maíz sembrado en la explotación y deben emplearse variedades con ciclo y fecha de siembra similares. Si la explotación tiene más de 5 hectáreas cultivadas con variedades de maíz Bt, la siembra de refugio es obligatoria.

Si necesita más información puede descargar nuestra guía completa: http://web.anove.es/media/Guia-maiz-Bt-2016.pdf

 

 

Conchi Novillo

Directora de Asuntos Regulatorios para el Sur de Europa

MONSANTO AGRICULTURA ESPAÑA

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.