BLOGFRUTALESGENERAL

Frutos rojos: su valor en nuestro país

Si hace unos años hubiéramos pensado en el cultivo de frutos rojos en nuestro país, nadie hubiera apostado por ello. Pues el primer paso que se debía llevar a cabo era la adaptación de las variedades a través de mejora vegetal para que se pudieran cultivar en las condiciones climatológicas y de suelo de nuestro país.

Para aquellos que lo de frutos rojos o berries os suene raro, nos referimos a  frambuesas, moras, arándanos y fresas (aunque estas últimas si llevan siendo cultivadas bastantes más años en España) .

Pero una vez más, la mejora vegetal nos ha ayudado a superar estos problemas y a día de hoy la mayoría de las empresas que trabajan en estos cultivos se han establecido en nuestro país, concretamente en Huelva, donde han creado un gran número de puestos de trabajo. Es por ello, que hace ya cuatro años en Anove creamos un grupo de frutos rojos para unir esfuerzos y trabajar unidos.

Según destacan los datos del Ministerio de Agricultura el crecimiento de los frutos rojos, producidos en Huelva, es de un 23% en el caso del arándano, ascendiendo a 258 millones de euros, un 30% en el caso de la frambuesa situándose en 306 millones de euros y un 6% en el caso de la fresa, con 583 millones de euros. En este sentido, Huelva es la provincia española que más frutos rojos exporta a Europa y es el centro de producción de fresas más importante de España y del continente. Desde el año 2017, esta provincia concentró más del 90% de las fresas que se exportaron desde España, que también es el principal país exportador de fresas del mundo.

España es el quinto productor mundial de frutos rojos y el primer productor europeo de fresa y arándanos, ocupando el segundo lugar en lo que se refiere a frambuesa.

Ciertamente, y dada a la situación de crisis sanitaria producida por el covid-19 a nivel mundial, el sector de los frutos rojos se ha visto afectado. Según los datos de la Asociación de Productores y Exportadores de la Fresa de Huelva, FresHuelva, la crisis sanitaria ha provocado, entre otros efectos colaterales, que la producción se reduzca este año alrededor de un

20% respecto al anterior. Pero queremos pensar que ha sido un tema puntual, debido a lo que estamos viviendo, ya que el sector se esfuerza día a día para ser más competitivo y conseguir crecer y posicionarse como un referente a nivel mundial. Como ya sucede con nuestro país en cultivos hortícolas.

Los principales retos en materia de I+D en el sector de los berries, pasan por adaptarse a las tendencias futuras, tanto de crecimiento como de especialización del sector. En general las nuevas tendencias deben ir encaminadas a satisfacer las demandas actuales, en nuestro caso tanto de productores como de consumidores finales, y sentar las bases de los retos futuros. Estas tendencias estarán marcadas por el desarrollo de nuevas herramientas biotecnológicasencaminadas a encontrar marcadores moleculares, que sin duda podrían incrementar la velocidad de los programas. También será muy condicionante el desarrollo de las normativas legales que regulen la protección varietal.

Seguimos trabajando para poner a disposición de agricultor y consumidor todo aquello que nos demandan, pero recordemos que el proceso de poner una variedad nueva en el mercado supone un trabajo de investigación de 10 a 12 años y entre 1 y 3 millones de euros.

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.