GENERALMAÍZ, GIRASOL Y CULTIVOS INDUSTRIALES

ANOVE y CITA UNEN FUERZAS EN LA INVESTIGACIÓN PARA EL CONTROL DEL TEOSINTE

El teosinte (Zea mays ssp. Mexicana) pertenece a la misma especie que el maíz (Zea mays L.), siendo originario de México y considerado ancestro del maíz que cultivamos hoy. Es una gramínea anual muy parecida al maíz, aunque su hoja es más estrecha y tiene una altura mayor pudiendo ser ramificada. Cada rama, produce un penacho de una o varias mazorcas, llegando a originar 4 veces más semillas (más de 1600 granos) que la planta de maíz. Estas semillas pueden permanecer viables en el suelo durante varios años posibilitando nuevas germinaciones en ese tiempo. El teosinte compite con el maíz. En México se registraron disminuciones de hasta el 28% de la cosecha, por lo que su aparición en campos españoles genera preocupación entre los agricultores.

El control del teosinte en el cultivo de maíz es muy complicado mediante productos fitosanitarios al estar emparentado con éste y tener un ciclo vegetativo muy similar. Esta mala hierba apareció por primera vez en la zona de los Monegros, Aragón, que es actualmente la zona más afectada de España. Por el momento, la expansión del teosinte se limita a zonas de cultivo muy concretas, estimándose en Aragón unas 687 ha afectadas y en Cataluña 80 ha, aunque se observan diferentes grados de afectación.

Desde la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales (ANOVE) y el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (CITA) estamos desarrollando una investigación para el control del teosinte. El objetivo de estos ensayos es describir su emergencia en condiciones de campo con diferentes cultivos comerciales de ciclo estival. Para ello, es importante conocer los aspectos biológicos de esta planta y así lograr su control y manejo evitando que se convierta en un problema para la producción de maíz en España.

Además, desde ANOVE hemos elaborado un documento técnico titulado “Teosinte: propuestas para su control y erradicación” en el cual está reunido el conocimiento que se tiene de esta mala hierba hasta la fecha, abordando las posibles opciones de control y las experiencias recogidas de otros países. En Francia, por ejemplo, se detectó en la década de 1990, demostrando que se puede controlar. El instituto de investigación agraria ARVALIS, en colaboración con varias cooperativas agrícolas y cámaras agrarias, ha publicado un estudio en el que se señala que para el control de esta mala hierba es necesario un enfoque plurianual (control preventivo y curativo) y combinar diferentes modos de lucha (química y mecánica).

El principal modo de dispersión sigue siendo las cosechadoras de maíz, que pueden llevar la semilla a muchos kilómetros de distancia, por ello la limpieza de la maquinaria y la utilización de semilla certificada de maíz son medidas de prevención clave. Desde ANOVE estamos comprometidos con las directrices de las autoridades de las comunidades autónomas afectadas y, en particular, con las obligaciones de vigilancia de cultivos y notificación de nuevos focos donde se detecte su presencia.

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.