GENERAL

ANOVE reivindica el papel clave de las semillas como primer eslabón de la cadena agroalimentaria

La Asociación Nacional de Obtentores Vegetales (ANOVE) ha celebrado el 15 y 16 de marzo de 2017 su Asamblea General anual, poniendo el foco en el papel fundamental de las semillas como primer eslabón de toda la cadena agroalimentaria. Así, el primer día se invitó a representantes de toda la cadena agroalimentaria a una mesa redonda que, bajo el título “Articulando juntos el futuro de la cadena agroalimentaria”, ha analizado los muchos retos que tiene el sector de cara al futuro.

Una de las principales conclusiones de esta mesa redonda es la banalización del producto agrario por parte del consumidor, que no le da a los alimentos el valor que realmente tienen. En este sentido, todos los ponentes coincidieron en que el sector no se ha sabido trasladar a la sociedad toda la tecnología, las invesiones en I+D y el enorme trabajo de producción, control de calidad, logística, etc., que supone poner en los lineales de los supermercados alimentos sanos y saludables cada día.

Antonio Villaroel, Secretario General de ANOVE, dejó claro que es necesario que todos los eslabones de la cadena trabajen en equipo, como auténticos socios, para conseguir dar valor a la producción agraria y que los consumidores aprecien realmente el esfuerzo diario de toda la cadena agroalimentaria. En concreto, el sector de las semillas ha hecho un esfuerzo en investigación y desarrollo impresionante para conseguir responder a las demandas de los consumidores y poner a su disposición la enorme oferta de alimentos de todo tipo que encontramos hoy en los supermercados de todo el mundo, ya sean frutas, verduras, cereales, leguminosas, aceites, pan, etc. Todos esos alimentos parten en primer lugar de una semilla desarrollada y mejorada con la más alta tecnología para que tengan más sabor, resistencias, durabilidad, diferentes tamaños, formas y colores, etc.

Antonio Catón, Director de Cereales, Arroz, Forrajeras, Semillas y Fertilizantes en Cooperativas Agroalimentarias, el problema del relevo generacional es clave a la hora de utilizar semilla certificada y con la más avanzada tecnología, lo que mejoraría enormemente las producciones y rentabilidades de muchos cultivos. La realidad es que hay una mayoría de agricultores de más de 50 años que no se dan cuenta que sus explotaciones no son rentables por que no utilizan semillas certificadas, que aseguran unas producciones mucho más altas y de más calidad.

David Manzanares, presidente de INCERHPAN, explicó que el uso de semilla certificada es clave a la hora de estandarizar todo el trigo que se recibe y se asegura la trazabilidad y la calidad de la harina que se ofrece a los panaderos y estos pueden dar siempre la misma calidad. Este es un claro ejemplo de cómo el uso de una semilla certificada y de calidad afecta a toda la cadena y sería bueno que se ayudara al sector para conseguir pasar del 20% actual al 100% del uso de semillas certificadas en el sectos de los cereales.

Juan Colomina Figueredo, Consejero Delegado de Coexphal, afirmó que en el sector hortofrutícola, uno de los principales motores de la economía española, lo único vital son las semillas y el agua. Sin esos dos componentes no se podría proveer y exportar a medio mundo frutas y hortalizas de la calidad que están ofreciendo los productores españoles. En este sentido, que los consumidores no lo aprecien no significa que se estén haciendo las cosas mal, sino que no se ha sabido comunicar. El sector está haciendo las cosas muy bien, pero hay que unirse y trabajar como socios para trasladar esa realidad a los consumidores.

Por último, Felipe Medina, responsable de cadena agroalimentaria de ASEDAS, dejó claro que muchas veces los supermercados y los sectores productivos parecen enemigos y dan una imagen muy penosa en épocas de precios muy altos de frutas y verduras, como ha pasado este año. Sin embargo, hay que trasladarle a la sociedad que el sector agroalimentario en su conjunto supone el 8,4% del PIB y genera más de 2,5 millones de empleos y es el segundo sector que más dinero deja en España, con una balanza comercial favorable de 10.000 millones de euros. Si miramos el segmento de las semillas, los supermercados se están diferenciando precisamente por los productos frescos como las frutas y verduras de calidad, con nuevas presentaciones, diferentes tamaños, más sabor, etc., primando la calidad antes que el precio.

El segundo día se celebró la Asamblea General de ANOVE, destacando el aumento de socios en este ejercicio, hasta llegar a los 53, como consecuencia de la creación de dos nuevos grupos de cultivos dentro de la Asociación: el de Frutos Rojos y el de Plantas Medicinales. Hay que destacar que ANOVE ya integra prácticamente al 100% de los productores de semillas de los principales cultivos agrícolas en España.

La jornada se cerró con la magistral conferencia “El mundo que viene”, del empresario, escritor, economista y conferenciante internacional Alex Rovira, que cautivó con sus mensajes y propuestas a todos los presentes. La charla fue un ejercicio de prospectiva en la que se dibujaron escenarios futuros que se crearan por el impacto de hechos tan relevantes como el crecimiento demográfico, las nuevas tecnologías (nanotecnología, grafeno, farmacogenómica, etc), el desarrollo de las nuevas herramientas de comunicación, etc. De ese análisis nos damos cuenta que el futuro más que predecible es inventable, pero esa transformación debe partir desde la ética y el valor de servir a los demás y mejorar el mundo en que vivimos.

Desde el punto de vista del sector agroalimentario, la I+D+i será clave para las empresas, pero no solo pensando en la genética y la mejora del productos en si, sino también en  la gestión de la comunicación corporativa, la gestión de las redes sociales, la gestión de los canales digitales y todo lo que tenga que ver con la digitalización.

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.